¡Oh pueblos de Dios! No os ocupéis con vuestros propios asuntos; que vuestros pensamientos se fijen en lo que será capaz de restituir la prosperidad de la humanidad y santificar los corazones y almas de los hombres. La mejor manera de lograr esto es mediante acciones puras y santas, vida casta y comportamiento digno. – Bahá’u’lláh, Pasajes de los Escritos de Bahá’u’lláh

Baha'i-Lotus-TempleSu Santidad el Dalai Lama dio una conferencia sobre paz y compasión y asistió a una reunión dedicada a la oración en la Casa de Adoración Bahá’í situada en Bahapur, también conocida como el Templo del Loto. La Fe Bahá’í fue fundada por Bahá’u’lláh en Irán, hace más de un siglo y enseña la unicidad de Dios, la unicidad de la familia humana y la unicidad de la religión.

Su Santidad fue recibido calurosamente por la Sra. Nazneen Rowhani, Secretaria General de la Asamblea Esp iritual Nacional de los Bahá’ís de la India, y por el Embajador Ashok Sajjanhar, Secretario de la Fundación Nacional para la Armonía Comunal (NFCH por sus siglas en inglés).

Rowhani presentó a Su Santidad ante una audiencia que incluia a estudiantes de 14 diferentes escuelas en Delhi, a diplomáticos, directores y otros invitados, como la luz que llama a la unidad de todas las tradiciones espirituales.

“Normalmente no me gusta la formalidad” –dijo inicialmente Su Santidad – “porque todos somos iguales mental, emocional y físicamente. Todos tenemos problemas, físicos y mentales. Nadie está libre de problemas. Sin embargo, la educación nos permite ver nuestros problemas desde una perspectiva más amplia para poder trabajar en ellos”.

Mirando a los muchos estudiantes en la audiencia, Su Santidad dijo:

Ustedes son muy importantes para el futuro de la humanidad. Ustedes son la generación del siglo XXI. En ustedes está la esperanza de crear un futuro mejor para el mundo. Tendrán que resolver los problemas creados por mi generación en el siglo XX.

Su Santidad explicó que la inmensa violencia del siglo XX surgió, en gran parte, debido al pensamiento miope y de mente estrecha, cuando la gente sólo consideraba los estrechos intereses de su propio grupo en lugar de los intereses de toda la humanidad. Él instó a la generación más joven:

Preocúpense más por las necesidades de los demás, por las necesidades de toda la humanidad, y lograrán la paz de su mente. El egoísmo crea una distancia entre nosotros y las otras personas, lo que lleva a la sospecha y a la desconfianza, resultando en la soledad. Piensen en el bienestar de los demás y estarán felices.

Hermanos y hermanas jóvenes, piensen con más amplitud. La calidez del corazón y la compasión conducen a nuestro bienestar físico y mental, mientras que la ira, el odio y el miedo no lo hacen. Esta es la razón por la que actualmente algunos científicos mencionan que la calidez de corazón garantiza una “mente saludable y un cuerpo sano”.

Debido a que el sistema educativo existente está orientado hacia metas materialistas, necesitamos prestar especial atención a valores internos como la tolerancia, el perdón, el amor y la compasión. Si los vamos a presentar de una manera que atraiga a todos, necesitamos cultivar la ética secular. Este es un enfoque que se ha practicado en la India desde hace más de mil años pero que sigue siendo relevante hasta el día de hoy. La acentuada tradición india de  “ahimsa” o “no violencia” se refleja en este antiguo respeto hacia todas las tradiciones religiosas e incluso hacia las opiniones de quienes no profesan ninguna fe.

Entre los asistentes, uno preguntó a Su Santidad cómo hacer frente a la amenaza del terrorismo; él respondió que muchos de los problemas que enfrentamos hoy son síntomas de nuestros errores pasados. Recurrir al uso de la fuerza, por decisivo que parezca ser a corto plazo, es anticuado, porque la violencia sólo conduce a más violencia. En lugar de esto, cada vez que nos enfrentemos a problemas entre nosotros, debemos resolverlos a través del diálogo, no con la fuerza.

Oraciones hindúes, musulmanas, budistas, cristianas y bahá’ís fueron recitadas en varios idiomas, incluyendo el inglés, el hindi, el árabe y el sánscrito, durante la reunión a la que Su Santidad asistió en el Templo del Loto luego de su charla.

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

0 Comentarios

characters remaining